domingo, agosto 03, 2008

Cinco semanas en globo, por Julio Verne

El doctor Fergusson (a la postre, padre de Sarah), su criado Joe y el cachas Dick Kennedy (a la postre, padre de JFK) deciden fumarse unos porros, aprovechando que ya se ha puesto el sol en la isla de Zanzíbar.

Llevados por los excesos de la droga -que es muy mala, no os drogueis, amigos- se van al aeropuerto más cercano y le hacen el puente a un globo de hidrógeno. Suben todo su equipaje, que consiste una bolsa enorme de marihuana, una caja papel y mecheros de yesca, para el viento, y se elevan sobre la isla.

Los guardias del aeropuerto llegan tarde para detenerles, aunque a tiempo para llevarse una buena colección de insultos, escupitajos y cortes de manga que les lanzan los tres energúmenos desde el aerostato.

Tras una nueva sesión de fumeteo, Fergie, Joey y Dicky deciden descubrir las fuentes del Nilo, y aunque nadie tiene ganas de conducir el maldito globo, sino solo fumar y fumar y fumar, acaban pasando sobre ellas igualmente.

Cinco semanas después, al llegar el globo a Londres son recibidos como héroes y condecorados. Al bajarse del aerostato le preguntan a la Reina si alguien tiene papel, que se les ha terminado.

-------------- Comentarios de texto --------------

1. Julio Verne fumaba en pipa... pero ¿qué debía fumar?

2. Por qué siempre salen ingleses en los libros de Verne. Qué pasa, ¿que los franceses nunca descubrieron nada?

3. El libro es una metáfora de cómo todos los descubrimientos guays se hacen de pura chamba. Eso sí, los hacen los ingleses.

2 comentarios:

Jorge Orte Tudela dijo...

Pues buena fiesta debió montar la reina con todo el humo acumulado en el globo donde debería haber puro aire caliente...

jaantonteruel dijo...

Bueno, en un capitán de 15 años salían americanos

 
crítica de libros, literatura, clásicos