lunes, julio 10, 2006

Drácula, por Bram Stoker

Yoni Harker(más conocido como "el pringadillo") trabaja en Londres como secretario y perro faldero de un conde transilvano algo peculiar. Hay que decir que Jonny tiene una novia de las que hacen época, ya se sabe: a más tontuna tengas te toca una churri con mejor carrocería.
El caso simpático noble rumano le indica que vaya a visitarle para hablar cara a cara, y Jonny se encamina a su castillo. Pero la primera noche (ya) comete un error: a media cena se levanta a mear dejándose la cartera encima de la mesa. El conde, curiosete él, la coge y además de distraerle un par de billetes de cinco libras se queda pillado con la foto de su jay.

Decide ligársela, así que encierra al inocente pipiolo con tres mujeres de bandera (será capullo, ¡le cambia una por tres y encima se queja!) y viaja a Londres para levantarle la piba.
Total, que se la levanta tranquilamente. Eso sí, ignora que el malvado "pringadillo" se ha beneficiado a las churris, ha escapado del castillo y vuelve corriendo desde Rumanía para decir tramposamente que no hay trato.

Yoni se alía con el abuelo de Heidi (van Helsing) y juntos la emprenden a estacazos y escopetazos con todo el que se interpone en su camino. El conde coge a la jay potens y huye a su castillo, pero los asesinos de la estaca no cejan en su empeño: le acorralan, matan a todo el mundo, y al conde también.

La niña estaba encantada con el conde, pero como ve que el viejo y el Yoni tienen escopetas dice que todo ha sido un sueño y que "qué suerte que mabeis rescatau". Sí, suerte, claro, mucho mejor un secretario pringoso que un conde ricachón y atractivo, dónde vas a parar.

----------------------------------------------

Comentario textífero:

1. La matanza que perpetran Yoni y Van Helsing sirvió de inspiración a Sam Peckinpah a la hora de dirigir "Grupo Salvaje".
2. La moralina del libro es que las mujeres se arriman al sol que más calienta, y que para recuperarlas es lícito cargarse a todo el mundo.
3. El conde era un superhéroe (vuela, se transforma, tiene poderes mentales), y eso hace que todos le envidien, por eso le matan. No me extraña, molaba demasiado.
4. Bram Stoker odiaba a los rumanos, los únicos que salen en el libro son gitanos malvados y condes pervertidos.

1 comentario:

Jorge Orte dijo...

Racismo, puro y duro. Un montón de blanquitos que no toleran que otras razas minoritarias, marginadas y demonizadas por el vulgo popular sean miembros de la nobleza.

 
crítica de libros, literatura, clásicos